Sepa La Bola

Bienvenido

Estilo de Vida, Salud

Antibióticos, un problema de salud.

El descubrimiento de la penicilina en 1928 por Alexander Fleming fue un parteaguas entre morir por una infección y sobrevivir, sin embargo fue el propio Fleming quien en 1945 en su entrevista con el New York Times enfatizó que el uso indiscriminado de la penicilina ocasionaría un rápido desarrollo de su resistencia.  Actualmente nos estamos enfrentando a esta premisa y la OMS ha calificado la gravedad como emergencia mundial alertando a la población y compartiendo información sobre prevención de infecciones y optimizando el uso de antibióticos, de no hacerlo muchas infecciones tan comunes dejarán de tener cura y podrán como en la antigüedad volver a matar.

La resistencia a antibióticos se debe a múltiples causas pero gran culpa se debe a que algunos médicos y población en general piensan que su mecanismo es inocuo. En estados Unidos al menos 2 millones de personas por año se infectan con bacterias que son resistentes a estos medicamentos y al menos 23 000 mueren por esta causa. Se estima que 47 millones de recetas se hacen de forma innecesaria esto ha hecho que autoridades sanitarias prohíban su venta sin receta médica.

Para el año 2010 en México el 80 % de los mexicanos con enfermedad causada por neumococo tenían resistencia a la penicilina, además se consumían 700 millones de tabletas de antibióticos de los cuales 280 se compraban sin prescripción médica. Cifras alarmantes hicieron que México se uniera a los países en donde sólo se vendan antibióticos con receta expedida por médicos certificados.

 

¿Pero porque las bacterias hacen resistencia? Las causas son múltiples pero básicamente aparece cuando dosis no letales inducen un alza en las tasas de mutación y/o transferencia de material genético.  La causa principal de la resistencia es el uso de antimicrobianos sobre todo en los casos en donde las infecciones no son tan importantes, el uso erróneo de estos (automedicación o por el propio médico)  o el incumplimiento por los pacientes.

Un ejemplo a esto fue la epidemia de Influenza A (H1N1) en México. Esta epidemia puso en evidencia la gravedad de las consecuencias de la automedicación de antibióticos debido a que muchos casos de influenza se complicaron por diagnóstico tardío debido a que los pacientes se automedicaron o recibieron antibióticos sin receta médica.

El uso de antibióticos para tratar la gripe es un gran problema de salud debido a que la gripe y el resfriado común son causados por virus, organismos que no se combaten con antibióticos. La gripe es prácticamente preventiva, lavarse las manos frecuentemente y en caso de contagio iniciar tratamiento puramente sintomático.

La forma de protegerse y no volverse resistente es: NO AUTOMEDICARSE.  En caso de enfermedad siempre es importante acudir con un médico certificado que indique que tomar en caso de malestar. Si por algún motivo te dan antibióticos tomarlos de forma exacta, es inaceptable que te saltes las dosis (los horarios son por algo) y que termines el tratamiento.

 

LA MEJOR MEDICINA ES LA PREVENCIÓN, LAS CAMPAÑAS DE SALUD SE HACEN CON EL PROPÓSITO DE EVITAR ENFERMEDADES QUE PONEN EN RIESGO A TODOS. ASI QUE RECUERDA QUE EL ÚNICO RESPONSABLE DE TU SALUD ERES TU.

Escrito por Mariel DB - 22 enero, 2018 - 99 Views